Skip to content
Energía.rocks

Energía atómica

Energía atómica

En la nota del día de hoy vamos a hablar de la energía atómica. Un tipo de energía que está íntimamente vinculada a la energía nuclear, y se refiere a la energía que liberan los átomos en diferentes procesos. Vamos a mencionar sus principales características, y además vamos a hablar de sus ventajas, desventajas y usos.

¿Qué es la energía atómica?

La energía atómica es la energía que se libera por el proceso de desintegración del núcleo de ciertos átomos. Estos últimos son los átomos inestables.

Los átomos inestables se convierten en otro tipo de átomos para alcanzar una mayor estabilidad. Esto se logra por medio de la liberación de energía que se libera en forma de radiación.

Aquellos elementos que cuentan con cierta inestabilidad se desintegran de manera gradual para lograr ser más estables. En el proceso de desintegración se liberan una o más partículas y es ahí donde podemos apreciar la radiación. Este fenómeno se puede dar de manera natural, si este es el caso, podemos hablar de radiactividad natural.

Energía atómica

Podemos decir además que toda la materia del Universo, y en este grupo también incluimos a los organismos vivos, se constituye por una pequeña cantidad de átomos radioactivos. Incluso es posible afirmar que el 68% de la radiactividad a la que estamos expuestos tiene un origen natural. La misma experimenta variaciones dependiendo por ejemplo del suelo y la altura.

Los usos de la radiactividad

La energía atómica tiene muchas aplicaciones y son muy variadas. En este sentido podemos mencionar por ejemplo:

  • La generación de energía eléctrica. La misma se genera en las centrales nucleares.
  • Se utiliza en el campo de la medicina. Por medio de ella se hacen tratamientos para curar ciertas enfermedades. Pero también se la utiliza en la realización de estudios diagnósticos.
  • En arqueología se la suele utilizar para constatar las fechas de los restos arqueológicos.
  • También tiene usos industriales.

El 28% de la radiactividad emitida por la energía atómica proviene de manera artificial. En particular la mayor parte se observa en el campo de la medicina.

Conforme los átomos se van desintegrando, la radiactividad de un elemento cualquiera se va reduciendo. El nombre que esto recibe es el de desintegración radioactiva.

Los peligros de la radiactividad

Al momento de evaluar los riesgos que implica la energía atómica y la radiactividad hay que evaluar algunos aspectos centrales.

En principio debemos tener en cuenta la distancia que nos encontramos de la fuente radiactiva. Lógicamente, cuanto más cerca nos encontremos, el impacto de sus efectos negativos va a ser más importante.

Por otro lado, también hay que mirar la duración de la exposición a esta fuente. Si estamos expuestos por mucho tiempo, incluso por años, a una fuente de radiactividad, las consecuencias pueden ser realmente nocivas, en especial si hablamos de la salud y de la calidad de vida.

Energía atómica

La energía atómica tiene muchos beneficios. Pero es una realidad que se trata de un tipo de energía muy poderosa y en algún sentido peligrosa. Se debe manejar de forma correcta y además se deben tomas muchas medidas de seguridad al momento de emplearla en cualquier momento. Los accidentes nucleares son uno de los sucesos más peligrosos y más destructivos en el mundo.

Recaudos para protegerse

Las fuentes de energía atómica como dijimos son peligrosas. Por este motivo al momento de emplearla se deben tomar ciertas precauciones.

Una de las más vitales es interponer entre la fuente radiactiva y el medio ambiente una pantalla que detenga la radiación. En este sentido, si hablamos de rayos alfa basta con una hoja de papel. Si por otro lado hablamos de rayos beta, vamos a necesitar papel de aluminio o de vidrio. Finalmente, si hacemos referencia a los rayos gamma, vamos a necesitar una separación de hormigón.

Como mencionamos arriba, la distancia a la que nos encontramos de la fuente de radiación es determinante. Por eso es importante mantenerse a una distancia considerable para no ser afectados por la misma.

¿Cuáles son los riesgos de las centrales nucleares?

La energía atómica se suele emplear para la generación de electricidad. En este sentido se emplea un mineral, el uranio. Uno de los isótopos de este elemento es inestable, lo que quiere decir además que es fisionable. Esto implica que el núcleo del mismo puede dividirse en dos por el abandono de un neutrón. Esto se denomina fisión nuclear y por medio de esta reacción se consigue la liberación de una gran cantidad de energía.

Cuando el núcleo atómico de este elemento es bombardeado por neutrones, el núcleo se rompe. Esto hace que se genere y se libere calor, radiación y una reacción en cadena. El proceso se genera y se alimenta de manera encadenada. El calor es el elemento que se emplea para la generación de electricidad nuclear. De esta manera se consigue la generación en enormes cantidades.

Pero no solo se libera calor en este proceso, sino que además se genera radiación de la cual tenemos que protegernos. Por otro lado, también se generan residuos radiactivos, estos residuos son elementos inestables que pueden resultar muy peligrosos, en especial para la salud y para el ambiente en general. La degradación de los mismos puede tomas hasta cientos de miles de años.

Energía atómica

Hoy en día, si bien las centrales nucleares no son la principal fuente de electricidad, existen muchas alrededor del mundo. Y se pone especial atención en su funcionamiento y en particular en la seguridad de generación. Si bien es un tipo de energía que tiene una gran capacidad, implica muchos riesgos.

Ventajas y desventajas de la energía atómica

La energía atómica tiene muchas ventajas, pero también tiene algunas desventajas o puntos débiles. Estas últimas ponderan mucho porque se debe tener en cuenta los altos riesgos que la misma genera.

Ventajas 

Entre las principales ventajas de la energía atómica podemos mencionar las siguientes:

  • Se trata de una de las fuentes de energía más poderosas.
  • Tiene una gran versatilidad, lo que implica que se la puede emplear en muchos ámbitos muy variados.
  • No emplea la generación de combustibles fósiles para la generación de energía. Esto implica que si la controlamos de manera correcta, la energía atómica no implica contaminación ambiental. Por este motivo no se contribuye al calentamiento global.
  • En comparación con aquella energía que se genera a partir de la utilización de combustibles fósiles, es mucho más económica. Particularmente el uranio tiene la capacidad de generar hasta 30 veces más de energía que el carbón.

Energía atómica

Desventajas

Por otro lado, como ya dijimos, la energía atómica tiene algunas desventajas o riesgos. En este sentido podemos mencionar las siguientes:

  • La energía atómica se puede emplear con fines bélicos. En la historia existen antecedentes de esto, la construcción de bombas atómicas. Debido a la enorme potencia que tiene este tipo de energía, este tipo de armas es realmente peligroso.
  • Por otra parte, la energía atómica tiene una gran inestabilidad. Esto implica la utilización de medidas de seguridad extremas que se centran en evitar desastres como los ocurridos en Chernobyl.
  • La radiación es extremadamente peligrosa para los seres vivos. La exposición prolongada a la misma puede generar incluso la muerte.
  • Si bien las centrales nucleares no utilizan combustibles fósiles que son dañinos para el medio ambiente, generan otro tipo de residuos. Los residuos radiactivos son muy nocivos y lo más importante es que tardan mucho tiempo en degradarse. Estos deben ser sometidos a rigurosos tratamientos para que pierdan su radiactividad, lo que puede llevar años.
  • Por otra parte, los elementos que se emplean para la generación de energía atómica son muy escasos en el planeta. No hay muchos lugares en el mundo que cuenten con reservas naturales de uranio y plutonio.
  • La necesidad de importar en muchos casos estos materiales, implica una gran dependencia internacional para muchos países que utilizan este tipo de energía.
  • Una de las grandes desventajas que posee este tipo de fuente de energía son los grandes costos. La instalación y puesta en marcha de las centrales nucleares implica una inversión exorbitante. Pero eso no es todo, sino que si bien las instalaciones tienen una larga vida útil, se debe realizar un mantenimiento periódico que minimice los riesgos de accidentes.
  • Para la generación de esta energía se debe contar con un gran número de empleados especializados en la materia. Esto está en relación directa con los riesgos. Quienes operan en las centrales nucleares son los encargados no solo de la generación de energía, sino además de la seguridad y el correcto funcionamiento de las plantas.

Conclusión

Dicho todo esto es difícil ponderar de manera correcta la energía atómica. Por un lado mencionamos el gran potencial que tiene la misma. Es posible generar una gran cantidad de energía de manera más rápida y menos costosa. Pero del otro lado de la balanza se encuentran todos los riesgos que implica. Cualquier error, cualquier accidente puede resultar fatal. Ciertamente el mal funcionamiento de una central eléctrica por ejemplo no implica los grandes peligros que implicaría el mal funcionamiento de una central nuclear.

Por otra parte también queda mucho que avanzar en el tratamiento de los residuos que se generan en el proceso de generación de energía atómica.